La pista del atletismo en Tokio sigue dejando récord destrozados y hazañas inéditas. 

Sydney McLaughlin pulverizó el récord mundial y Dalilah Muhammad hizo otro tanto, como parte de un sensacional 1-2 de Estados Unidos en los 400 con vallas femeninos.

McLaughlin remontó tras la última valla para cantar victoria con un tiempo de 51.46, eclipsando el registro de 51.90 que había establecido en el clasificatorio nacional recién en junio, cuando se convirtió en la primera mujer en bajar los 52 segundos. El crono de Muhammad — de 51.58 — también batió el récord mundial.

record2

McLaughlin, de 21 años de edad, y Muhammad, de 31, llevan dos años intercambiando las posiciones y tal parece que esta inercia seguirá hasta Paris 2024. De hecho, en los pasados Juegos, Muhammad fue la victoriosa.

Solo una de las mejores corredoras con vallas del mundo y superar 17 vallas es tema serio y no por ello, no festeja. Todo lo contrario. Lo agotador que puede resultar hace parecer poco el interés. Al finalizar, Sidney se sentó y miró su récord una y otra vez hasta que Muhammad se le acercó, la abrazó y la felicitó. En Julio 2022 vendrá otra vez este enfrentamiento, ahora de carácter mundial. 

Karsten Warhol, se supera a sí mismo

230464815 4138010759649311 5574726507420994895 n

Un día antes, el noruego Karsten Warholm pulverizó de igual manera su propio récord mundial en los 400 con vallas al cronometrar 45.94. Los 46.17 de Rai Benjamin, su escolta, también superaron la previa plusmarca. Seis de los corredores en esa final establecieron récords nacionales, continentales o mundiales.