Otro escándalo en plenos Juegos Olímpicos sale a la luz. Esta vez fue el equipo de Estados Unidos varonil en la esrima.

Cuando se habla de feminismo y se toca el tema de violencia de género, con violaciones o abusos sexuales en contra de las mujeres, se piensa en una lucha que poco a poco recobra un camino que nunca debió ser. Es por eso que los integrantes del equpo de esgrima de Estados Unidos, rompieron ese llamado pacto patriarcal para exhibir a uno de sus integrantes, sobre el cual pesan varias acusaciones de abuso sexual.

¿Qué fue lo que sucedió?

El equipo de esgrima varonil realizó una acción que más tarde se comprobó fue una manera de romper el pacto patriarcal.

Durante uno de sus combates, tanto Jake Hoyle, como Curtis McDowald y Yeisser Ramírez, portaron cubrebocas en color rosa, como muestra de apoyo a las presuntas víctimas de abuso sexual de su compañero Alen Hadzic, quien portó un cubrebocas en color negro.

abuso

Las denuncias ya estaban hechas previamente a los Juegos Olímpicos, y la federación de esgrima tomó medidas aunque no del todo severas. Alen Hadzic viajó en un vuelo distinto al del resto de sus compañeros y tampoco se hospedó en la Villa Olímpica. Lo hospedaron en un hotel a media hora de la Villa y tuvo prohibido compartir espacios de entrenamiento con mujeres.

Tiene denuncias vigentes

El New York Times afirma que aunque fue suspendido para su participación en Tokio 2020, el esgrimista recurrió a un tribunal para apelar la decisión de suspensión, logrando librarse del castigo.

equipo esgrima estados unidos pacto patriarcal medium

Sin embargo, la misma federación de esgrima acudió con SafeSport, organismo encargado de castigar a estos atletas en casos de abusos sexuales. En este sentido, fueron seis las esgrimistas -dos de ellas además, integrantes del equipo olímpico-  las afectadas y quienes ya han puesto una denuncia en contra de Hadzic.