Anuncio
Banner_Vertical_TDJ_Radio_IMER_Yucatán

La posición de pitcher es muy importante en el beisbol.

Posiblemente es la más relevante; tanto que, es el único jugador al que se le adjudica una victoria o derrota dependiendo de su desempeño en los lanzamientos.

Algo extraño sucedió en 1963, justamente en México, pues Mauro Ruiz ganó y perdió el mismo partido. Por más extraño que parezca, este relato es real, y el lanzador nacional añadió a sus estadísticas una victoria y una derrota exactamente en el mismo instante. No cabe duda que este relato marca una de las acciones más extrañas que se han presentado, no solo en el beisbol, sino en la historia del deporte profesional.

Cursaba tranquilamente la temporada regular de 1963, y los Pericos de Puebla enfrentaban a los Tigres del México, equipo proveniente de la capital del país.

batch mauro ruiz

Mauro Ruiz abrió el partido para los Tigres. Todo iba en orden y la quinta entrada se estaba llevando a cabo. El encuentro iba 3-2 a favor de los ‘felinos’. En el montículo se encontraba Ruiz. Los bateadores de Puebla le pegaron dos hits al abridor estrella del equipo capitalino, pero los batazos no fueron suficientes para que los corredores pisaran home.

Cuando estaba ocurriendo el quinto inning, el Parque del Seguro Social sufrió un corto circuito. Los electricistas del inmueble trabajaron de manera ardua para arreglar el problema, pero este no tuvo reparación. El diamante quedó totalmente oscuro, por lo cual era imposible jugar a la pelota en ese preciso momento.

Tras no poder ser arreglado el tema de la electricidad, los focos no encendieron y la luz en el estadio era nula. Las autoridades de la Liga Mexicana de Beisbol llegaron a la conclusión de que el encuentro debería quedar suspendido y, reanudarse a final de la temporada para definir el desempate.

Los conjuntos continuaron realizando sus operaciones deportivas, administrativas y contractuales, olvidando un poco el enfrentamiento pasado. Entre este tipo de tareas hubo aumentos de sueldo, realización de partidos ante otros equipos, acuerdos de patrocinios y demás actividades que conforman el día a día de una institución deportiva. Sin embargo, hubo un movimiento que marcó la pauta en el desarrollo de un hecho completamente histórico: Apenas cuatro semanas de haber pausado el juego ante los Tigres, los Pericos de Puebla adquirieron la carta del lanzador Mauro Ruiz. Esto quiere decir, que el ex pitcher del equipo de la capital ahora brindaría sus servicios a los poblanos.

batch hermanos serdan

Al final de la temporada, ambos equipos se encontraron para terminar el juego pendiente. El partido debía continuarse exactamente como había finalizado aquella noche de penumbras: 3-2 a favor de Tigres, y Puebla bateando con dos hombres en base, herencia de Mario Ruiz.

Nicolás Garza fue el responsable de lanzar por los Tigres, mientras que, por los Pericos de Puebla, Ruiz fue llamado para enfrentar a su ex equipo. En la reanudación del encuentro, Garza se colocaría de primera instancia en el montículo para defender al equipo de México. Sin embargo, el primer bateador en turno logró conectarle un hit al jardín izquierdo, el cual fue suficiente para que los dos corredores en base logran llegar a home y de esta manera darle la vuelta al partido, dejando un marcador en la pizarra total de 4-3 a favor de los poblanos.

Justo en ese momento, Mauro Ruiz se encontraba perdiendo el encuentro, pues los jugadores felinos que se encontraban en base eran herencia del mismo Ruiz.

batch pericos campeones

Mauro salió a defender ahora a los Pericos, y al final el equipo de Puebla se llevó la victoria de la mano del ex Tigre. Todo estaba muy tranquilo, tanto en la afición como en los banquillos, pero todo causó revuelo en el momento que el anotador oficial reveló que el pitcher perdedor era Mauro Ruiz, mientras que el ganador era el mismo Mauro Ruiz.

Esta anécdota es algo que difícilmente veremos, o podremos contar, pues los factores que se juntaron para que esto sucediera fueron muy exactos. Primero se tuvo que suspender el juego gracias al apagón, después que el pitcher se cambie de equipo al que estaba enfrentado, en tercer lugar, que los equipos decidan enfrentarse al final de la temporada, en cuarta parte que el bateador le haya pegado a esa pelota para que los corredores, herencia de Ruiz, entraran a home y, por último, que Ruiz lance ahora por Puebla y gane el encuentro.