Anuncio
Banner_Vertical_TDJ_Radio_IMER_Yucatán

Si hay algo que vamos a extrañar de esta temporada de la NFL, es a las aficiones y multitudes en los estadios.

Si por algo estos monumentos arquitectónicos y deportivos son construidos a un gran tamaño, es para recibir a una gran cantidad de gente en cada partido que el equipo anfitrión juegue de local. Si hay alguna característica que le da un valor agregado a ir al estadio, sobre ver un partido por televisión, es, sin duda, el ambiente y calor que se genera en las gradas.

La afición también juega un papel muy importante en cada partido, pues el ruido ensordecedor puede provocar errores en las llamadas de las ofensivas rivales. Si te has preguntado alguna vez cuales son las aficiones más ruidosas en la NFL, estás en el lugar correcto, porque a continuación serán presentadas.

Arrowhead Stadium (Kansas City Chiefs)

batch arrowhead

El estadio de los actuales campeones tiene el Record Guinness con más decibeles alcanzados en un partido de futbol americano. Los de Missouri alcanzaron los 142.2 decibeles en un encuentro de 2014. El estadio de la marea roja es uno de los más emblemáticos de todo Estados Unidos, pues alberga a uno de los equipos más icónicos de futbol americano en el país. La afición de Kansas City es una de las más fieles de la liga, y lo demuestran semana a semana llenando la capacidad de más de 76 mil butacas que tiene el estadio ‘Punta de flecha’. La marea roja, como se le conoce a los aficionados, tiene un famoso cántico que utilizan cada semana para alentar a los jugadores.

Century Link Field (Seattle Seahawks)

batch century link field

El estadio que, según muchos, era el más ruidoso se encuentra en el segundo lugar de la lista. En teoría si era el que más ruido producía hasta 2013. La afición de Seattle se hace llamar a si misma ‘El jugador número 12’, y sin que parezca exagerado, fungen como si lo fueran. Al menos hasta 2013 la afición de los Seahawks, cada partido, llegaba el ruido hasta 137 decibeles. No estamos hablando de que fue una marca que alcanzaron, si no que era algo que estaban acostumbrados. La cantidad de ruido que se hace en ese estadio es similar a la de un avión que va a despegar. El diseño del estadio está hecho para que el ruido se concentre, y la afición tiene también la tarea de producirlo cuando la ofensiva rival está en el campo. El Century Link admite 72 mil aficionados y es muy raro ver un asiento vació.

State Farm Stadium (Arizona Cardinals)

batch state farm stadium

Si algo no nos ha dejado a deber el equipo de los Arizona Cardinals, es un gran ambiente en el estadio. Puede ser que no han tenido las mejores actuaciones, o que la afición espera un Super Bowl como aquel de Kurt Warner, pero pase lo que pase, cada fin de semana 65 mil personas van a apoyar a los Cardinals en sus encuentros. El registro de decibeles aproximado es de unos 130, lo cual es muy meritorio para un estadio con 10 por ciento menos capacidad que los anteriormente mencionados.

Mercedes Benz Superdome (New Orleans Saints)

batch mercedes benz duperdome

Por fin tenemos un domo en esta lista, y no podía ser otro que la casa de los New Orleans Saints. En 2014 los aficionados de este equipo se propusieron romper el récord de los Seahawks registrado en 2013. Su capacidad de 74 mil aficionados parecía ser suficiente para que esto pudiera suceder, y el hecho de que el estadio este cerrado tentaba a ser una ventaja al momento de que el ruido se concentre. Sin embargo, por más que se esforzaron, el registro no superó los 126 decibeles, que no está mal, pero sí quedó un poco lejos el objetivo.

Lambeau Field (Green Bay Packers)

batch lambeau field

Aunque la afición de los Packers no es la más ruidosa de la liga, el mérito de meterse en la lista es muy importante ya que, aunque es el estadio con más capacidad de todos, con 80 mil espacios, es la ciudad que menos población tiene. El Lambeau alcanzó un registro de 123 decibeles en 2012, con el estadio lleno. La ciudad de Green Bay tiene solamente 104,000 habitantes, lo que nos da en cálculos, que el 80 por ciento de la población asiste cada dos semanas a apoyar al que es, probablemente, el equipo más emblemático de la NFL.