La temporada regular de la NFL está a la vuelta de la esquina. El camino a Los Angeles ya comenzó y los equipos, por más que tengan presupuestos y recursos diferentes, tienen el mismo objetivo año con año; llevar el Vince Lombardi a las vitrinas de su estadio.

Sin embargo, son los jugadores quienes dictarán el destino de todos estos equipos, y por eso hoy, en Terreno de Juego, predeciremos quienes serán los ganadores de los premios MVP que se entregan justo una semana antes del Super Bowl, el cual se llevará a cabo en el nuevo SoFi Stadium.

MVP – Josh Allen

NFL Allen

Para no ir con la típica de Patrick Mahomes, creo que podemos apostar a que el quarterback de los Buffalo Bills será el jugador más valioso de la temporada. El año pasado, el egresado de Wyoming dio un salto muy importante en la NFL y pasó de ser un buen mariscal de campo a un jugador élite en la liga. Con Steffon Diggs y nuevas armas como Emmanuel Sanders, Allen podrá seguir explotando su potencial y llevando a los Bills a ganar la AFC East por segundo año consecutivo, además de ser el mariscal más experimentado de la división, a pesar de tener solamente 25 años de edad, siendo mayor que Mac Jones (22), Tua Tagovailoa (23) y Zach Wilson (22).

Ofensivo del año – Davante Adams

NFL Adams

Adams ha roto los paradigmas de lo que requiere ser un receptor en la NFL. A pesar del regreso de Randall Cobb a los Packers, el protagonismo de Davante será igual o mayor al que tuvo la temporada pasada. Adams fue el arma favorita del MVP, Aaron Rodgers, quien ha confirmado que jugará, al menos por la temporada 2021, para Green Bay. Si Davante logra mantener el nivel que tuvo el año pasado y permanecer sano, no habrá quien le quite este premio.

Defensivo del año – T.J. Watt

NFL Watt

Watt tuvo un año pasado muy complicado, cuando Aaron Donald fue quien ganó el defensivo del año. El linebacker de Pittsburgh venció en estadísticas a Donald, pero fue el angelino quien se llevó el premio. Watt ha demostrado estar en ascenso y este tipo de situaciones alimentan el hambre de jugadores como T.J. Pittsburgh no viene muy bien ofensivamente este año, por lo que la defensa, liderada por Watt, la cual sufrió la salida de Bud Dupree, será la que tenga que sacar la cara.

Novato ofensivo del año – Trevor Lawrence

NFL Lawrence

Tal vez es muy pronto para decirlo, pero con un novato así tiene que ser. Lawrence es probablemente uno de los mejores jugadores en la historia del futbol americano colegial, y ser dirigido por Urban Meyers, acompañado de un corredor de mil yardas como lo fue James Robinson, a parte de tener grandes armas en sus receptores abiertos como D.J. Chark, LaViska Shenault, y la reciente adquisición proveniente de los Detroit Lions, Marvin Jones Jr. Muchos colocan a Justin Fields, pero no me atrevería a ponerlo como novato del año si no tengo la certeza de cuantos partidos jugará.

Novato defensivo del año – Micah Parsons

NFL Parsons

El linebacker de Penn State llegará a ser el heredero de Sean Lee. Junto con Leighton Vander Esch, Parsons dará solidez a la zona de linebackers del equipo de Dallas, controlará el ataque terrestre (el cual estará muy presente en la NFC East) y será de los jugadores más importantes para que los dirigidos por Mike McCarthy ganen la división y reciban un juego de playoffs en el AT&T Stadium. A pesar de no ser de los planes principales para Cowboys, Parsons cayó como anillo al dedo.

Regreso del año – Dak Prescott

NFL Dak

Sin mucho que decir, Dak será el jugador con mejor regreso. Tras lesionarse el año pasado ante los Giants, Prescott llegará más fuerte que nunca, con contrato renovado y con mucha ilusión de demostrar que su talento es capaz de ganarle campeonatos a Dallas. Ahora sí que, sin excusas, con un Ezekiel Elliot diferente, una buena línea ofensiva y grandes nombres, como Amari Cooper, Michael Gallup y CeeDee Lamb, que recibirán los balones de Dak, el egresado de Mississippi State no tiene excusas para brillar.

Coach del año – Kevin Stefanski

NFL Stefanski

El año pasado descubrimos que a Cleveland lo único que le faltaba era un gran coach para entrenar al gran talento que los Browns tenían. Stefanski metió al equipo a playoffs y ganó un juego, siendo visitante, ante su más odiado rival: los Pittsburgh Steelers. Ahora, Stefanski dominará la división y será coach del año back-to-back.