Qué curiosa es la vida, ¿no? Muchas personas abandonan los estudios por tratar de cumplir el sueño de ser futbolista profesional. Algunos lo logran, pero la mayoría no triunfa y tiene una vida algo difícil, pues arriesgan mucho para intentar llegar ahí.

Este caso que les platicaremos hoy es algo diferente. Se trata de Alessandro Arlotti, una de las promesas del fútbol más grandes de toda Italia, quien decidió abandonar su carrera como profesional del balompié para acudir a la universidad. Sí, así como lo leen. Con esto no queremos decir que esté en lo correcto o incorrecto, simplemente cada quien tiene sus sueños y metas, y al parecer Arlotti los tenía enfocados en otro camino.

Ahora, hay que aclarar una cosa, Arlotti no irá a cualquier universidad. Sin demeritar lo que logran los demás colegios, hay que reconocer que Harvard es una de las casas de estudio más importantes del planeta. Alessandro fue aceptado en la Universidad de Harvard y comenzará sus estudios ahí. Tras lograr ser inducido decidió anunciar su retiro del futbol para, de esta manera, concluir una carrera que ni siquiera había empezado como tal.

Alessandro no ha hecho comentarios al respeto sobre si jugará futbol para la Universidad, pues si decidió cambiar el rumbo de su vida para estudiar, se ve complicado. Sin embargo, no dudamos que Josh Shapiro, entrenador del equipo de futbol varonil de la universidad carmesí haga una búsqueda por sus servicios.

A pesar de no ser una universidad muy destacada por los deportes, en el futbol han conseguido 13 campeonatos de la Ivy League. Uno de los atletas profesionales más destacados que han estudiado ahí es Ryan Fitzpatrick, actual mariscal de campo de la NFL para los Miami Dolphins.

Arlotti italia

Arlotti nació en Niza, Francia, el 2 de abril de 2002, pero desde que era muy pequeño se fue a vivir a Italia con sus padres, donde comenzó a jugar en las inferiores del conjunto azurri. Fue visto por muchos grandes reclutadores y demostraba facultades tan increíbles que lo colocaban como la siguiente gran estrella de la Selección Italiana.

En 2019, fue una de las estrellas del Mundial sub-17 que se llevó a cabo en Brasil, donde fueron eliminados en cuartos de final por el conjunto local. Sin embargo, el talento del italiano fue tan vistoso y llamó tanto la atención, que muchos equipos de un calibre más alto comenzar a buscarlo. Las Copas Mundiales de categorías inferiores son una gran vitrina para descubrir nuevos talentos, sobre todo por la posibilidad de poder encontrar jugadores que ya cuenten con facultades de un futbolista profesional como para muchos lo fue en ese torneo Alessandro Arlotti.

Su carrera como futbolista profesional dentro de un club fue en el Mónaco Juvenil, donde logró adaptarse con facilidad tras dominar el idioma francés y ser nacido en el país donde jugaba el conjunto. Estuvo consagrándose aproximadamente un año en esta categoría, cuando en julio de 2019 lo ascendieron a la sub-19 del club monegasco, donde fue más constante en cuanto a minutos y actuaciones, robándose los suspiros y miradas de la afición. De igual manera, estuvo una temporada en las filas sub-19 del AS Monaco, cuando vino su primera oportunidad de debutar de manera profesional en 2020. En septiembre de este año, Arlotti fichó por el Pescara de la Serie B italiana, con el sueño de hacerse un nombre en el futbol de su país y poder debutar en Primera División.

Arlotti monaco

Sin embargo, tras no ser convocado, más que en dos ocasiones, ante Cremonese y Venezia, Arlotti, en silencio, planeaba otra alternativa para su vida. A pesar de tener ya un valor de 150 mil euros en el mercado y poder seguir buscando y trabajando por oportunidades en el balompié, su camino estaba decidido. Aplicó para la Universidad de Harvard y fue aceptado para comenzar en otoño de 2021.

Alessandro viajará a Massachusetts y vivirá su sueño desde niño: estudiar en la universidad más prestigiosa de todo Estados Unidos y una de las casas de estudio más grandes del mundo. Cómo es la vida, que a veces tus sueños no son lo que todo el mundo espera de ti, pero el mensaje de Arlotti es muy claro:

“Vive tu vida, sin importar lo que la gente espere de ti. Tus sueños son tuyos y de nadie más, tú decides que hacer y no hacer con tu vida, ya que a final de camino venimos solos y así no iremos”.