En la cuarta edición de léxico futbolístico, traemos el origen de dos acciones que se llevan a cabo en el público: una de ellas, muy bella y significativa, y la otra no tanto, causa de algunas penalizaciones de la FIFA, inclusive.

“La ola” y el famoso grito que todos conocemos hacia el portero en el saque de meta son las dos cosas de las que hablaremos hoy. Contaremos el origen, el por qué y la razón de su uso, así como también algunos relatos que hayan incluido a alguna de ellas en la historia del futbol.

El grito de…

Lexico 4 grito

Todos los mexicanos reconocemos acerca de lo que hablamos, si es que nos gusta el futbol, y es que, desde hace casi dos décadas, este grito denigratorio se ha vuelto una marca, aunque poco a poco se ha reducido su uso, gracias también a la falta de gente en los estadios, o en su defecto, las aficiones limitadas. Este grito se utiliza para distraer al portero rival al momento de hacer un saque de meta, o simplemente para molestarlo. Se ha hecho tan normal que ya es casi automático por parte de las barras.

Todo se remonta al año 2003, en la ciudad de Guadalajara, cuando Oswaldo Sánchez regresaba a la Perla Tapatía para jugar con las Chivas, después de su paso por América. Antes de estar en el club de Coapa Sánchez había sido parte del Atlas, por lo que, para su afición, regresar a la ciudad, pero ahora jugar para el Rebaño Sagrado, máximo rival directo de los rojinegros, era una traición enorme.

Fue en el preolímpico para Atenas 2004 cuando se empezó a hacer más grande, pues la afición de México gritaba a los porteros de sus rivales cada vez que realizaban un saque de meta. El grito dio la vuelta al mundo y llegó a escenarios como las Copas del Mundo de Brasil, Sudáfrica y Alemania. La FIFA ha amenazado a México con castigarlo por este acto, ya que es considerado un grito homofóbico y denigrante.

La ola

Lexico 4 ola

Este magnífico acto, conocido alrededor del mundo de los deportes, también tiene origen en México. Fue en 1984, en un partido amistoso entre México y Argentina, en el Estadio Universitario (coloquialmente conocido como ‘El Volcán’), que se hizo por primera vez este maravilloso espectáculo visual creado por el público local.

El partido no fue nada espectacular, y la gente se comenzó a aburrir en la tribuna y, tal como pasó en un encuentro de las Grandes Ligas en Oakland en 1980, la gente se paró para tratar de animar a los demás. A los de al lado les gustó el acto e hicieron lo mismo, y así sucesivamente, hasta que se creaba un espectáculo visual muy llamativo, por el cual los jugadores se animaron y jugaron con más intensidad. El encuentro terminó con un empate a un gol, y fueron Negrete, por México, y Burruchaga, por la albiceleste, quienes se encargaron de mover el electrónico.

Fue en 1986 cuando la afición mexicana comenzó a hacerlo en el Mundial para mostrárselo al mundo, y por eso es conocido a través de todo el globo terráqueo como ‘La Ola Mexicana’, pues, aunque su primera aparición fue en California en 1980, si se refiere a fútbol, el suelo Azteca fue el primero en recibir esta bella celebración, que se ha vuelto una tradición alrededor de todo el mundo del espectáculo, no solo en deportes, sino también en conciertos o algún otro evento de este ámbito donde el público tenga la oportunidad de interactuar.