Desde 1979, la tensión entre Irán y Estados Unidos, por el asesinato de del general iraní, Qasem Soleimani, hasta cuando ocurrió “La Crisis de los Rehenes”, hecho en el que unos estudiantes iraníes tomaron la embajada de Estados Unidos en Teherán y mantuvieron cautivos a 66 diplomáticos norteamericanos por 444 días.

Para la Copa del Mundo de Francia 1998, el sorteo colocó a estos dos equipos en el mismo grupo, situación que puso a pensar a la FIFA, pero al final la organización internacional se decidió por mantener el encuentro, pero recalcando que sería solamente un partido de fútbol y que la rivalidad no debía incluir temas políticos.

EU Iran 2

La revista británica “FourFourTwo” calificó este enfrentamiento como “el partido con más carga política” en la historia del futbol, y nada estaba más lejos de la verdad, pues el distanciamiento entre ambas naciones era muy grande. Las selecciones trataron de mantener al margen los comentarios externos, pero a final de cuentas, se terminaron contaminando de estas palabras.

“Aunque todo el mundo dice que la política no tiene que ver con el deporte, desgraciadamente eso no es realidad. Sin embargo, estamos aquí para demostrarle al mundo que no tenemos problemas con nadie y que queremos ganar este encuentro de futbol” dijo el director técnico de la selección iraní, Jalal Talebi, unos días antes del partido.

En Estados Unidos, aunque Bill Clinton salió a dar un comunicado haciendo un llamado a la fraternidad, el seleccionado nacional, Tab Ramos, dijo que jugarían para ellos y para nadie más: “Esto es un partido. No nos tiene que preocupar nada más, ni la “Crisis de los Rehenes” ni nada. Por aquí no he escuchado a ningún compañero que tenemos que ganar con Clinton o algo así”.

EU Iran 4

Llegó el 21 de junio de 1998 y Estados Unidos e Irán se tenían que enfrentar en el estadio Gerland de Lyon. Todas las miradas estaban en ese encuentro, pues el morbo político y la tensión en el ambiente eran demasiado tema como para no voltear a echarle un ojo. El ayatolá Ali Khamenei prohibió a los jugadores hacer algún acto de amistad o gesto bueno ante los jugadores de Estados Unidos, petición que los futbolistas olvidaron antes del encuentro, y acto al cual los seleccionados de Estados Unidos también respondieron de una manera muy buena.

Incluso, como Estados Unidos fungía de local, ellos debían salir primero al campo, seguidos de sus connacionales asiáticos, pero el ayatolá exigió que fuera al revés, por lo que el mediador de la FIFA, Mehrad Masoudi, negoció con los americanos, quienes no tuvieron problema con dejar que los iraníes salieran primero, y en este momento se empezó a sentir que el ambiente era meramente deportivo, sin querer generar conflictos por cualquier cosa.

Los 11 jugadores de la Selección de Irán ingresaron al terreno de juego con rosas blancas, en muestra de paz y Fair Play. Les entregaron las flores a sus rivales, y tras esto, los de las Barras y las Estrellas solicitaron intercalarse con ellos para sacarse una foto y demostrarle al mundo deportivo y político que las barreras son capaces de romperse a través de un evento tan importante. Y a pesar de tener un buen ambiente en el campo e incluso en las gradas, lo que sucedió en el campo, meramente deportivo, fue diferente, pues ambos conjuntos llegaban con la necesidad de sumar, ya que Estados Unidos venía de caer ante Alemania por marcador de 2-0 e Irán también había perdido su primer encuentro por 1-0 ante Yugoslavia.

EU Iran 1

Los iranís fueron mejores durante todo el partido, bien planteado por Jalal Talebi, y se llevaron el encuentro por marcador de 2-1, con goles de Hamid Estili y Mehdi Mahdavikia, mientras que Brian McBride fue el encargado de marcar por los norteamericanos, y aunque Irán ganó su primer partido en la Copa del Mundo y Estados Unidos quedó eliminado, lo que trascendió en este evento fue el Fair Play y los grandes actos demostrados por los futbolistas.

EU Iran 5

Tras un par de años pasado el evento, se le preguntó al defensor Jeff Agoos que opinaba acerca de lo sucedido ese día, y contestó que “los futbolistas hicieron más en 90 minutos que los políticos en 20 años” lapidando todos los comentarios de los líderes supremos acerca de sus intenciones de hacer la paz con sus similares.