En tiempos recientes hemos visto cómo cada vez la selección mexicana sufre más de lo necesario contra equipos que, no es por demeritar, no llegan a grandes niveles. Antes de iniciar la Copa Oro el verano pasado, mucho se habló de quién podría llegar para suplir la baja de Raúl Jiménez. Entre otros nombres salió, como no es de extrañar, el de Javier Hernández.

No es un secreto que el máximo anotador de la Selección ha ido a la baja en cuanto a su nivel. Sin embargo, es uno de los pocos máximos referentes que aún le quedan a nuestro país.
Claro, sin contar a los nuevos talentos como ‘Tecatito’, ‘Chucky’ y el propio Raúl. Pero es que cuando no podemos contar con ellos en el campo, mucho se nota la baja de nivel futbolístico.

Aún con todas las críticas, parecía que la respuesta se encontraba en la naturalización de Rogelio Funes Mori. Pero después de un torneo que pasó sin pena ni gloria, pudimos casi que descartarlo. Ahora, en el primer partido clasificatorio rumbo a Qatar 2022, pudimos ver de nueva cuenta como ‘El Mellizo’ no se puede poner el equipo a la espalda, o quizá no puede. Incluso contando con el talento que se fue a los Juegos Olímpicos, se notó cómo seguimos sin un referente en la cancha.

Chicharito2

Por ello, ahora más que nunca parece que el nombre de Javier empieza a sonar aún más fuerte. Pero ¿realmente es necesario? Más allá del bullicio que se hace en redes sociales, hay que tener conciencia de que estos momentos estamos pasando por una reestructuración en el fútbol mexicano. Un cambio de antorcha.

Es momento de dejar de pedir a Hernández y comenzar a pensar en el resto de talento que sigue en México como ‘El Mudo’ Aguirre, que demostró un gran desempeño para conseguir la medalla de Bronce.

Mucho ruido se hace cuando se enlistan a ‘los mismos de siempre’, pero pedir a gritos el regreso de un jugador que últimamente ha tenido un nivel irregular no es la solución. Al final de cuentas, quizá, la única solución sea esperar el regreso de Raúl e Hirving Lozano para el resto de los partidos de clasificación. O quizá lo único que realmente pueda ayudar es traer un técnico que conozca mejor al futbolista mexicano.

Sabemos que México no está acostumbrado a no sufrir en las clasificatorias, pero la actual generación de jugadores está listo para intentar llegar al Mundial.