El pasado 29 de agosto vimos algo que no sucedía hace aproximadamente una década. La carrera favorita de muchos, el Gran Premio de Bélgica, fue suspendida debido a complicaciones climáticas en el circuito europeo.

Para muchos, Spa-Francorchamps cuenta con la curva más peligrosa de la categoría reina del automovilismo, Eau Rouge, seguida por su entrelazada Radillon, donde realmente suceden los accidentes tras perder el control en el río cobrizo. El sábado en la clasificación, Lando Norris perdió el control de su McLaren y terminó causando una bandera roja. El piloto británico no pudo terminar la Q3, por obvias razones, y se le decretó salir en décimo quinto lugar, tras la penalización de cambio de motor y caja de velocidades.

Desde antes de que comenzara la Q3, Sebastian Vettel detectó que la lluvia era suficientemente fuerte como para no salir a meter tiempos. Sin embargo, los comisarios decidieron que los monoplazas salieran, después de haber hecho dos clasificaciones. Cuando el accidente de Norris sucedió, Vettel se mostró muy molesto en el radio y fue el primero en acercarse al joven conductor de McLaren para ver que todo se encontraba en orden. Sin duda alguna, la opinión del alemán influyó en la toma de decisiones que la FIA fuera a hacer el día siguiente, cuando la carrera se vaya a llevar a cabo como tal.

Durante tres horas del domingo, la lluvia arreciaba en Spa y la largada se posponía y posponía. Sergio Pérez tuvo un accidente en la vuelta de reconocimiento, estrellando su Red Bull muy lejos de la zona de pits, lo cual obligó al equipo a retirar el auto, aunque con el tiempo que perdió esperando la largada, los mecánicos de la escudería austriaca lograron dejar el carro listo, en caso de que se volviera a correr.

F1 regreso checo

Más de dos horas después, decidieron salir detrás del auto de seguridad. 19 de los 20 pilotos se quejaron de la visibilidad y dijeron que era prácticamente imposible, y que era una carrera muy difícil de correr. El único que comentó que todo estaba bien y que no tendría problema en llevar a cabo el evento de Spa, fue Max Verstappen, que partía desde la pole position. Un auto de Formula 1, a 250 kilómetros por hora, es capaz de rechazar 80 litros de agua por segundo desde cada neumático, entonces para los autos que venían atrás de Verstappen, el agua y la oscuridad les hacían imposible correr en Bélgica.

Tras dar solamente 3 vueltas en la hora que quedaba disponible, según el reglamento, la carrera terminó como quedó la clasificación. Por no haber corrido la distancia mínima estipulada por el reglamento, se entregaron la mitad de los puntos para, ambos, campeonato mundial de pilotos y campeonato mundial de constructores. De esta manera, Max Verstappen terminó siendo vencedor de la carrera, Hamilton quedó tercero, pero lo increíble fue ver al Williams de George Russell terminar segundo lugar.

El piloto británico de la academia de Toto Wolff dio una de las mejores actuaciones en la historia de las clasificaciones, tras superar a ambos Mercedes, y solamente quedar a tres décimas de la pole position que Max Verstappen terminó conquistando. George dio una exhibición y mandó un mensaje duro para quienes creen que no merece el asiento de Valtteri Bottas en Mercedes. El joven conductor de Williams dijo en la rueda de prensa del Gran Premio de Holanda que ya sabía donde va a correr el próximo año, pero que no dirá. Todo esto puede desencadenar un efecto dominó, que termine afectando, de manera positiva o negativa, a los equipos.

Con el anuncio oficial de Kimi Räikkönen y su retiro de la Formula 1, tras 21 años de su debut, todo parece indicar que, si Russell toma el Mercedes de Bottas, el finés termine supliendo a su compatriota en Alfa Romeo. Se dice también que la escudería con base en Suiza quiere refrescar por completo a su alineación, y parece que Nyck de Vries sería quien brinque a la Formula 1, un piloto de la academia de desarrollo que maneja Mercedes. El espacio de George Russell sería ocupado por Alexander Albon, quien dejaría Red Bull para convertirse en piloto de Williams.

F1 regreso Albon

Después de 36 años, la Formula 1 regresa al pequeño pueblo de Zandvoort, un destino vacacional cerca del mar del norte en Holanda, y Max Verstappen tiene la responsabilidad de superar a Lewis Hamilton y retomar la punta del campeonato de pilotos y ayudar a Red Bull a superar de nuevo a Mercedes en el campeonato de constructores.