No es ningún secreto lo que está viviendo esta campaña de la Formula 1. Tanto Max Verstappen como Lewis Hamilton están dejando todo en la pista cada fin de semana y nosotros vivimos esta rivalidad y esta lucha por el campeonato mundial en cada curva de cada circuito de la temporada.

Desde que sucedió el Gran Premio de Bahrein, en el cual la estrategia de pits entre Red Bull y Mercedes jugó un papel muy importante, vimos lo reñida que iba a ser la temporada, y es que aún con las tres victorias de Lewis Hamilton en los cuatro Primeros Grandes Premios, Max Verstappen no se dejó llevar por la calentura del momento y estuvo muy maduro.

De hecho, lo que se ha visto de Verstappen, ya un poco desde el año pasado, es a un piloto mucho más maduro. Algo que sí hay que aclarar, es que el piloto neerlandés ya no es una promesa, ya es una realidad y lo ha demostrado con resultados y con peleas. Es un hecho que no tiene la experiencia y el colmillo que muchos otros, y hay momentos en donde esto es más que notorio, pero a sus 23 años ha corrido 5 temporadas y fracción en la Formula 1, ganando en cada una de ellas, y ahora está peleando el campeonato mundial de pilotos, así como también el campeonato mundial de constructores con Red Bull, codo a codo con el piloto más exitoso de la historia.

Max y Lewis 3

¿Cómo sabemos que Verstappen ya no es un piloto inmaduro o que se deja llevar por la calentura del momento? Bueno, pues para empezar es que ya no puede serlo. Al tener éxito, Max ha tenido mucho más contacto con la prensa, la gente lo sigue más y, sin duda alguna, ha trabajado con algún psicólogo para poder controlar su temperamento. Otro factor es lo que vemos en la pista: antes, veíamos a Max cometer errores infantiles, arriesgar de más el auto y fallar, cosa que ahora no sucede, pues aprendió que a veces es mejor dejar pasar unas cosas para poder acreditarse otras.

En el Gran Premio de Bahrein, Verstappen logró superar a Lewis Hamilton en la parte final de la carrera, pero lo hizo cortando en la chicana y la FIA solicitó que el piloto de Red Bull devolviera la posición, cosa que ‘Mad Max’ hizo sin reprochar y aceptando su error. Max sabía que la pelea es larga, que la temporada tiene 22 carreras y confió en lo que sintió en su coche en Sakhir. Max fue muy clínico durante la primera mitad de la temporada, y es que así ha tenido que ser, pues por primera vez desde la era híbrida se siente que alguien le está haciendo pelea real a Lewis Hamilton.

Max y Lewis 2

Sin embargo, en Azerbaiyán Max cometió un error, aunque esto provocó que veamos también lo desesperado y amenazado que se siente Lewis Hamilton por el nacido en los Países Bajos. ‘Mad Max’ lideraba en Baku, seguido de Sergio Pérez. Sin embargo, Max venía empujando para ganar la vuelta rápida, lo que provocó que sus neumáticos se degraden y uno de ellos estalle, y así tuviera que abandonar la carrera. Max era había tomado el liderato del campeonato mundial de pilotos una semana antes en Mónaco, donde compartió podio con Carlos Sainz Jr. y Lando Norris, por lo que era líder en la Formula 1 por primera vez en su carrera. Hamilton tenía la oportunidad de, con el segundo lugar, volver a tomar la punta, y justo esa semana, Lewis había mencionado en una entrevista que “esto es un maratón, no una carrera de 100 metros”. Sin embargo, en la relanzada, Lewis le ganó la cuerda y la posición a Sergio Pérez, pero para poder entrar hacia la izquierda en la curva por delante de él, el británico frenó muy fuerte y se siguió de largo, lo que lo hizo abandonar la pista y terminar último.

En Silverstone, Lewis tuvo un accidente con Verstappen, en el cual envió al piloto de Red Bull a la barrera, donde tuvo un contacto a 51.4 G de fuerza. Max terminó en el hospital, pero no pasó a mayores. El único castigo que tuvo Hamilton fueron 10 segundos en su siguiente para de pits. Entonces, llegó Monza y la polémica, pues Max, al salir de los pits, se encontró con el Mercedes #44 y justamente antes de la curva 1, saliendo de boxes, Hamilton apretó en la frenada hacia afuera al neerlandés, quien intentó pasar por una ratonera para rebasar a Lewis Hamilton, lo que ocasionó que el Red Bull #33 rebotará en la chicana y cayera encima del Mercedes negro que maneja el siete veces campeón mundial.

Max y Lewis 1

La polémica nace con las 3 posiciones de castigo que tendrá Max en el Gran Premio de Rusia, algo muy diferente al castigo que obtuvo el británico por un accidente igual, o tal vez hasta peor, en el Gran Premio de Gran Bretaña. Es por estas razones que algunas personas siguen dudando del manejo de la FIA y su complot y preferencia hacia Lewis. Con todo y esto, Max sigue y liderando el campeonato, y seguirá haciéndolo después de Sochi.