Han pasado 55 años desde el primer Super Bowl, aquel donde Bart Starr se convirtió en leyenda, junto a Vince Lombardi, de los Green Bay Packers y de la NFL. En ese Super Bowl estuvieron involucrados los Kansas City Chiefs de Lamar Hunt, el empresario, dueño del equipo, que convirtió la NFL en lo que conocemos ahora.

Después de 3 años, en el Super Bowl IV, el equipo de Missouri logró ser campeón en el cuarto y último juego entre campeón de la NFL y AFL (pasaría después a ser una liga dividida en dos conferencias) venciendo en New Orleans a los Minnesota Vikings. Tuvieron que pasar 50 años para que los Kansas City Chiefs volvieran a un Super Bowl y concluyeron esa historia con una victoria. Durante ese tiempo vimos muchas dinastías pasar: los Steelers de los setentas, los 49ers de los ochentas, pero la más grande la historia, los Patriots de los 2000.

La dinastía creada por New England y Bill Belichick se resume a una pieza que no se movió durante los 9 Super Bowls ganados, de los cuales ganaron 6: Tom Brady. Todos conocemos al pick 199 del Draft, quien tuvo un combine bastante malo, siendo el peor quarterback en velocidad y agilidad. Sin embargo, todo lo que ha llevado a Brady al éxito no se puede medir con números.

Columna Super Bowl Brady

Durante 20 años de carrera con los Patriots, Tom Brady jugó 9 Super Bowls y ganó 6, empatando en este último rubro a las franquicias más exitosas en la historia del deporte. Es decir, si Brady fuera un equipo, estaría empatado con los Patriots (quienes ganaron todos de su mano) y a los Steelers, como las franquicias con más trofeos Lombardi en su historia. Ahora, lo increíble, es que el próximo 7 de febrero, Brady tendrá la oportunidad de superar a estos dos equipos, pues enfrentará, en su estadio (primero en la historia en jugar el Super Bowl en su casa) a los Kansas City Chiefs.

Sé que es muy temprano para comenzar a comparar, pero si me tuviera que atrever a decir que equipo logrará igualar lo de Patriots, tendría que ir con Kansas City. Eso sí, las características creo que serían diferentes, pues Belichick logró, con diferentes jugadores que iban y venían, armar equipos diferentes. Por su parte, los Chiefs parece que están estableciendo lugares con Edwards-Helaire, Tyrann Mathieu, Chris Jones, Tyreek Hill, Mecole Hardman y, por supuesto, Patrick Mahomes.

Cuando hablamos de este último mencionado, podemos referirnos a él como El Elegido. Si hay un quarterback capaz de destronar a Tom Brady, es Patrick Mahomes. Y hablemos de lo que tuvo que pasar Mahomes para llegar a Kansas City. El ojo de Andy Reid con este mariscal fue muy especial, pero fue Brett Veach, gerente general de los Chiefs, quien se le reportó. En esa clase de quarterbacks había 3 que serían primera ronda: Mitchell Trubisky, Deshaun Watson y Mahomes. Fueron tomados en ese orden y hoy, los dos primeros tienen su futuro colgando de un hilo, mientras que el egresado de Texas Tech ya fue MVP, campeón del Super Bowl (y MVP del partido) y está a punto de jugar su segundo Gran Juego.

Columna Super Bowl Mahomes

¿Por qué? Paciencia. Deshaun Watson y Mitchell Trubisky eran jugadores “listos” para la NFL y que deberían tener impacto inmediato, a diferencia de Mahomes, quien todavía estaba muy crudo, pues no sabía leer defensivas todavía y no jugaba muy suelto. Veach detectó el potencial de Mahomes, informó a Reid y apostaron por él.

Hoy, esa apuesta ha rendido frutos. Un año trabajando como suplente, ajustando detalles muy pequeños y aprendiendo de Alex Smith, para después, en 3 años como titular, ser MVP, haber llegado a 3 Finales de Conferencia y 2 Super Bowls, con un trofeo Lombardi y posibilidades de otro, vaya, no creo que la directiva de Kansas esté disgustada con lo que el texano ha logrado.

Columna Super Bowl Brady y Mahomes

Y es así, entonces, como el más ganador de toda la historia, el que tiene récords irrompibles y el que salió de su zona de confort para buscar retos en otro lado, enfrentará a la amenaza latente más grande que tiene para bajarlo de su trono, aunque falte mucho.

Escenario ideal para ambos. El actual rey, espera la visita del nuevo guerrero que quiere destituirlo. Es verdad que si Brady pierde esta batalla no afectaría su nombre y su etiqueta de ‘El mejor de todos los tiempos’, pero sería muy importante para él no permitir que Mahomes logre vencerlo, por que así, el joven demostraría que está listo para comenzar a diseñar el camino que lo llevará a sentarse donde está Brady ahora.

Sin duda, alguna, es el enfrentamiento más atractivo de la historia, en cuanto a quarterbacks. Pasado y presente contra presente y futuro, el mayor triunfador de la historia contra El Elegido, el Mago contra el Aprendiz. Sabemos que será una pauta y un parteaguas importante en la historia de la NFL, pero aquí realmente la pregunta es si Mahomes está listo para esto. Te cuestiono ¿llegó el futuro o todavía no es momento?

También te puede interesar