Anuncio
Banner_Vertical_TDJ_Radio_IMER_Yucatán

No hacía falta dinero, ni tampoco títulos. No se vivía desconsoladamente en un bache ni mucho menos se sufría de identidad.

Johan Cruyff sabía y conocía la exquisitez en el futbol. Telé Santana, era su homologo en el Continente Americano.

Es triste que desde tiempos ancestrales, la humanidad se rige por valores representativos ajenos a la emoción y propios de una herencia material, partiendo desde el juicio que lleva como frase "por lo que tienes, te miden".