Cuando hablo de Juan José Pacho, hablo del mejor campo corto yucateco de todos los tiempos, hablo de un miembro del Salón de la Fama del Béisbol Mexicano, hablo de un gran amigo con un corazón enorme, hablo de trabajo, honestidad y perseverancia.