Conoce la historia del joven luchador yucateco Ángel Eléctrico.

Se puede decir mucho sobre la lucha libre como por ejemplo; “todo es actuado”, “no es real” o “sólo están fingiendo”. Gracias a comentarios así la lucha libre poco a poco ha dejado de tomar la relevancia que tuvo en tiempos pasados en México, cuando antes, los domingos la Arena México se llenaba para ver pelear a gladiadores de la talla del Santo, Mil Máscaras, Blue Demon y muchos más. Sin embargo hoy en día cada vez son menos los asistentes a estos encuentros.

Se estereotipa de una mala manera a este fenómeno global con comentarios como; “es para gente corriente” o “sólo los nacos van a esas cosas”; pero esto no es del nada cierto, la lucha libre es un entretenimiento apto para toda la familia y lo único que busca es brindar un gran espectáculo para que la gente siga asistiendo y siga a los héroes enmascarados.

Actualmente, la sociedad mexicana no ve a la lucha libre como antes, se le ve de una forma burlesca. El público no entiende que las personas que se dedican a este deporte ponen sus vidas en riesgo cada vez que atraviesan las cuerdas y suben a ese cuadrilátero para poder llenar de emoción a los espectadores.

Es muy fácil para la gente demeritar el trabajo de los luchadores, pero la gran mayoría de los que solamente critican la lucha libre, sin siquiera saber un poco sobre ésta, son las mismas personas que no podría llevar el ritmo de vida que llevan estos ídolos del ring.

Para conocer un poco más sobre el fenómeno mundial que es la lucha libre, se entrevistó al luchador yucateco “Ángel Eléctrico”, quien amablemente nos compartió su experiencia en el cuadrilátero, y aunque tiene una carrera en ciernes, está muy decidido a trascender.

 Vida de luchador

Ángel Eléctrico se encarga de hacer vibrar arenas locales y llevar emociones al por mayor a los amantes de la lucha libre en Yucatán, con sus llaves y grandes acrobacias. Tanto dentro como fuera del cuadrilátero, este luchador sabe cómo cautivar a su afición con sus lances y su carisma.

Uno se preguntaría cuánto tiempo lleva Ángel Eléctrico en el negocio, ya que sus movimientos son totalmente asombrosos para el público que tiene la gran oportunidad de verlo, aunque durante la entrevista, Ángel Eléctrico nos comentó que solamente tiene un año y medio practicando este deporte, pero llevaba 15 años practicando artes marciales.

“Para ser luchador, lo idóneo es empezar a entrenar desde muy chico y haber tenido experiencia en otras artes marciales, ya que te facilita mucho la noción de los movimientos”, comenta el gladiador.

De igual forma menciona cuánto tiempo tiene que dedicar a sus entrenamientos y cómo es la vida diaria de un luchador: “Al día tengo cuatro horas de entrenamiento específico de lucha libre, y dos horas de gimnasio son las que necesito para poder subirme a un cuadrilátero a entregarme al 100% al público. Al final del día, lo único que se busca es dar un buen espectáculo para que la afición salga feliz, ya que el luchador se debe a la gente”.

El mundo de la lucha libre está lleno de muchos tabúes y esto es lo que vuelve más difícil su aceptación a todo el público general y el Ángel Eléctrico lo sabe, pero esto no es un impedimento para poder llevarlo a cabo, sino todo lo contrario, puede llegar a ser la mayor inspiración de un luchador. El hecho de poder romper con estos tabúes y hacer de nuevo a la lucha libre mexicana lo que fue en sus épocas doradas, es un reto que motiva a los luchadores.

Sin duda alguna, como se mencionó antes la mayor inspiración que tienen estos atletas para salir cada fin de semana y dar lo mejor de sí, exponer sus cuerpos a peligrosas lesiones y llevar a cabo movimientos que parecería imposible hacer, son los aficionados, las familias que asisten a estos eventos y que buscan pasar una buena tarde llena de emociones.

“Los niños, ellos son los mejores aficionados. Hoy día un niño se me acerca para pedirme una foto, una muñequera, o a darme un abrazo, esto me remonta cuando yo tenía su edad, y sentir que ellos me ven con la misma admiración con la que yo veía a mis grandes ídolos me hace sentir que dejo una huella positiva en ellos”, fue lo que nos comentó Ángel Eléctrico cuando se le cuestiono cuál era su mayor motivación.

El luchador debe tener un entrenamiento constante, dinámico y, sobre todo, orientado. Por ello, el Ángel Eléctrico entrena en el gimnasio de su maestro, Suicida Jr., en el centro de la ciudad, en donde todos los días trabaja arduamente para cumplir sus ambiciosas metas en el pancracio: “Quiero ser un luchador que mantenga viva la esencia de la verdadera lucha libre, espero ser de esa camada de luchadores que sigan con el espíritu de la lucha y que el aficionado pueda reconocer y diferenciar lo bueno de lo burdo”.

 Puedes seguir al Ángel Eléctrico en su página oficial de Facebook ÁNGEL ELÉCTRICO para consultar información sobre su carrera y sus funciones.

Por Armando Gándara

También te puede interesar