El ex mariscal del Washington Football Team y primera selección del Draft en 2019 del equipo capitalino, llega a Pittsburgh para ser compañía de Ben Roethlisberger, Mason Rudolph y Joshua Dobbs.

El contrato para el décimo quinto pick del Draft 2019 con el equipo de la AFC North es de un año y puede ser un acto pensando en la bomba de tiempo que es Ben Roethlisberger. Fue NFL Network, a través de sus reporteros, quien informó primero.

Prácticamente es un hecho que Ben Roethlisberger jugará para 2021 con los Steelers, pues son 41 millones de dólares pendientes en el contrato. Haskins llegará a un equipo muy serio y de donde tendrá que aprender mucho de uno de los mejores quarterbacks en los últimos 20 años.

El egresado de Ohio State fue cortado por el equipo de Ron Rivera, donde no pudo encajar ni personal y deportivamente, por cuestiones disciplinarias, pues se le vio en un club nocturno, rompiendo el protocolo de COVID-19.

Haskins era una promesa muy grande, incluso fue nominado al Heisman en su último año como Buckeye. Llegará a ser entrenado por un head coach muy capaz de devolverle los cables a este tipo de personalidades, sobre todo porque aún es muy joven. Para el equipo de Pennsylvania esto podría ser una apuesta interesante, pues seguro fue a un precio bajo y estás tomando un mariscal que, de alguna u otra manera, fue primera ronda hace apenas 2 años.

16091780507423

En su año de titular tuvo un récord de 13-1, tirando para 5,396 yardas y 54 anotaciones, con solo 9 intercepciones. Sin embargo, sus estadísticas como profesional no son nada envidiables, pues en 13 inicios ha lanzado para 2,804 yardas, 12 anotaciones y 14 intercepciones, teniendo un QB rating de menos de 74.