Tras 13 días de pura emoción y de vivir el primer Grand Slam del año, la japonesa Naomi Osaka salió victoriosa tras vencer en dos sets (6-4, 6-3) a la estadounidense Jennifer Brady, quien fue capaz de competirle en velocidad, pero no en técnica.

El camino para la de Chuo-ku fue menos pesado de lo que fue para otras tenistas, pero es verdad que Naomi logró establecer un ritmo bastante sólido que la llevó a ganar su cuarto Grand Slam y hacer que Jennifer Brady no pueda arrebatarle la presea.

En segunda ronda, Osaka se deshizo de Carolina Garcia, mientras que después venció en tercera ronda a Ons Jabeur (7). La tercera ronda significó el reto más complicado para Osaka en todo el torneo, pues enfrentó a Garbiñe Muguruza (14), única que forzó los tres sets con la japonesa. Los cuartos de final enfrentaron a dos asiáticas: Osaka jugó contra Hsieh, quien había sido una de las sensaciones del Major oceánico. Para las semifinales logró derrotar a Serena Williams y la estancó en el récord de 362 victorias en Grand Slam.

Por el otro lado, Jennifer Brady venció a jugadoras sorpresas, como Karolína Muchová (25) y Jessica Pegula, pero realmente no tuvo en reto tan complicado y del nivel de Naomi Osaka.
Brady llegaba a su primera final de Grand Slam y buscaba vengarse de Naomi por la eliminación del pasado U.S. Open, pero no pudo, ya que Osaka la venció en dos sets. La nipona colocó 6 aces y 22 tiros ganadores para vencer a la nacida en Harrisburg y así hacerse de su segundo Abierto de Australia.

Osaka campeona

Con esta victoria, Osaka se colocará en el puesto 2 del ranking femenino de la ATP, gracias a la suma de su cuarto Major. En 2018 y 2020 logró hacerse del U.S. Open (donde eliminó a Brady), mientras que en 2019 habría conseguido su primer Australian Open. Con esto, Osaka suma 4 años consecutivos consiguiendo un Grand Slam. Ahora, Osaka suma 21 partidos consecutivos y esperará alargar la racha más adelante.

En sus declaraciones fue muy humilde y destacó que su sueño es poder jugar durante muchos años y que alguna persona, niño o niña, diga en algún momento que ella es su jugadora favorita. También felicitó a Brady por ser una rival tan complicada; explicó que intuyó desde el principio que la velocidad y fuerza de Jennifer podría ser un factor importante a considerar, pero que se preparó para eso, y agradeció a su equipo y familia por apoyarla durante todo el trayecto, así como también a los fans que estuvieron presentes en la grada.

El siguiente objetivo de Osaka es Roland Garros, próximo Grand Slam del calendario.