El nogalense rompe los pronósticos y se corona como nuevo campeón superpluma del Consejo Mundial de Boxeo al detener con un impresionante izquierdazo al “Alacrán”.

Óscar Valdez lo soñó, lo trabajó y lo cumplió: en una noche soñada para él y su esquina se proclamó nuevo campeón mundial de peso superpluma por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al derrotar por nocaut efectivo a Miguel “Alacrán” Berchelt en el 10° asalto del combate estelar en la función que se llevó a cabo en “La Burbuja” del MGM Grand de Las Vegas.

El plan de pelea y la actitud propositiva de Valdez fungieron como las principales claves para quedarse con un triunfo trabajado desde el primer asalto, donde el púgil de Eddy Reynoso comenzó a tirar la izquierda para marcar distancia y el ritmo del combate, contragolpeando a un Berchelt que salió precavido y amartillando la guardia.

En los asaltos dos y tres, el sonorense tomó mayor confianza y comenzó a soltarse más, tirando combinaciones largas y con mayor velocidad, marcando el paso de las acciones como si él fuera al campeón vigente, mientras que el “Alacrán” también intentaba conectar, aunque parecía que sus golpes no llevaban la suficiente fuerza y potencia a las que nos tenía acostumbrados.

En el cuarto round llegó el primer momento dramático de la noche, pues el constante asedio de Valdez surtió efecto cuando puso en malas condiciones a Berchelt con sendos volados de derecha y ganchos de izquierda, que hicieron tambalear en las cuerdas al oriundo de Cancún, Quintana Roo, a quien le costaba trabajo mantenerse en piernas, por lo que el réferi Rusell Mora marcó la caída y le hizo el conteo de protección. La campana fue la salvadora de Berchelt en ese episodio.

Sabiéndose abajo en las tarjetas por la caída sufrida, para la quinta vuelta Miguel Berchelt, pupilo de Alfredo Caballero, salió con una actitud más ofensiva y fue por Valdez, lanzando duros envíos que entraron en la humanidad de Valdez; sin embargo, varios de ellos fueron erráticos por la buena movilidad del sonorense para evitarlos y el desgaste que ya tenía Berchelt. Sin embargo, el retador seguía desplegando mejor boxeo y respondía con furioso contragolpe sobre el “Alacrán”, mismo que seguía como víctima de la fuerte izquierda del oponente.

El todavía campeón fue creciendo en los asaltos 6, 7 y 8, donde le cortó las salidas a Valdez y le disminuyó la velocidad y traslado por el cuadrilátero golpeándolo con fuerza al cuerpo. El daño saltaba a la vista debido a que el nogalense se quedaba como blanco fijo por momentos para el castigo del “Alacrán”.

Pero Óscar tomó un segundo aire para el noveno capítulo, donde con una incesante combinación de volados y uppercut de poder envió nuevamente a la lona a Berchelt, quien se levantó con un gran esfuerzo y pudo sobrevivir al round gracias al poco movimiento de piernas que le quedaba, las cuales parecieron fallarle a partir de la primera caída en el cuarto asalto.

El toque final de la faena de Óscar Valdez tuvo lugar en el décimo round, en el que mermó por completo las capacidades de un Berchelt que respondía con ataques con más voluntad que peligro, y fue en el cierre del episodio donde terminó por enviar a la lona por última vez “Alacrán” con una poderosa mano izquierda conectada en el rostro, para que el cancunense se derrumbara y no volviera a ponerse de pie, decretando de esta forma la magnánima victoria y el que quizá sea el nocáut del año.

El cruce de emociones inundó el cuadrilátero, pues mientras que Valdez saltaba y gritaba con gran emoción en señal de festejo junto con los integrantes de su esquina, Berchelt yacía sobre la lona, sin respuesta, lo que levantó la preocupación en el recinto. Afortunadamente, el ahora excampeón comenzó a hablar y a moverse para finalmente ponerse de pie y abandonar del cuadrilátero por su propio pie, dirigiéndose al hospital para una valoración médica.

Mientras tanto, Óscar Valdez recibió el cinturón que lo acredita ya como nuevo monarca mundial de peso superpluma del Consejo Mundial de Boxeo, en compañía de su entrenador Eddy Reynoso, acallando a los detractores que no le daban posibilidades de salir con la mano en alto contra quien era uno de los campeones más sólidos en el boxeo actual.

 

BERCHELT, EN BUEN ESTADO

De acuerdo con reportes, Miguel “Alacrán” Berchelt fue trasladado a un hospital de Las Vegas, Nevada, donde le fue practicaba una tomografía que tuvo unos primeros resultados favorables, a pesar del nocaut propinado por Valdez.

El púgil cancunense desarrollado en Yucatán, bajo la tutela de Mario Abraham Xacur, permaneció unas horas en el hospital y fue dado de alta a primeras horas de la madrugada para ser trasladado al hotel donde se hospeda.