Entre lágrimas, Sergio Ramos se despidió del Real Madrid, subrayando que su deseo era quedarse pero que el club tomó la decisión de no renovarle su contrato.

El sevillano expuso en una rueda de prensa que inicialmente quería una extensión de dos años y no la oferta de un año que le propuso el club, pero que eventualmente había aceptado el acuerdo de una temporada con una rebaja de salario. Sin embargo el Madrid le comunicó que la misma había caducado.

“Quizá no entendí bien. No había un problema económico. En las últimas charlas, acepto la oferta de un año, pero se me comunica que ya no se podía, que tenía una fecha de caducidad y yo no me había enterado”, afirmó el central y capitán.

E4GH z7X0AMogN

“Nunca me he querido ir y nunca fue un tema de dinero. Era de años porque quería tranquilidad y continuidad”, subrayó. “Siempre he dicho en mi entorno más cercano que este era un matrimonio perfecto”.

Ramos dio las gracias al club y lamentó no haberse podido despedido de la afición en el estadio Santiago Bernabéu por la pandemia de coronavirus.

Con 35 años,  se marcha como agente libre, aunque no dio pistas sobre su próximo equipo.

“Ahora tengo que buscar la felicidad, otro equipo e intentar rendir al máximo nivel para intentar añadir más títulos a mi palmarés”, dijo.

Ramos tenía 19 años cuando llegó al Madrid procedente del Sevilla en 2005. En total, ganó 22 títulos con los merengues, incluyendo cuatro Champions y cinco ligas españolas.

Ramos y Marcelo son los jugadores con la mayor cantidad de títulos en la historia del club, sólo por detrás de Paco Gento (jugador del equipo entre 1953–1971). Ramos anotó 101 goles en 671 partidos con el Madrid.