Tras los incidentes en el partido ante Trinidad y Tobago donde el grito homofóbico que tanto ha prohibido la FIFA, volvió a escucharse, se rumoraba que la Concacaf cerraría las puertas para el próximo partido.

Sin embargo, el juego en el Cotton Bowl de Dallas ante Guatelama dentro del Grupo A de la Copa Oro, sí tendrá afición. Fue el mismo Yon de Luisa, presidente de la Femexfut, quien mencionó que un representante del organismo les dejó entrever la posibilidad de jugar sin aficionados el segundo duelo pero que el organismo aclaró que no será así: "sobre las recientes publicaciones relacionadas al próximo partido entre México y Guatemala, nos gustaría aclarar que este partido se llevará a cabo según lo programado, con la asistencia de aficionados. Concacaf continuará implementando su campaña antidiscriminación Lo Que Está Mal, Está Mal, y si es necesario, activará sus protocolos que incluyen expulsar a los aficionados que se involucren en comportamientos discriminatorios y suspender el partido".

La Concacaf ha respaldado en todo momento a la Femexfut para erradicar el grito que tanto los ha perjudicado y que hace unas semanas les provocó una multa económica y que los dos próximos partidos como local de sus selecciones, se jueguen sin público.

“Concacaf está extremadamente decepcionada por el lenguaje discriminatorio utilizado por algunos de los aficionados de México durante su partido de la Copa Oro contra Trinidad y Tobago en el AT&T Stadium, el sábado, 10 de julio.

aficionados de la seleccion mexicana 3 0 0 1200 747

“También se escucharon gritos discriminatorios durante un partido amistoso de México en el mismo estadio en mayo. Los aficionados que participan en el grito están decepcionando a los muchos aficionados de México que quieren apoyar positivamente a su equipo. También están dañando la reputación de Dallas como una ciudad de fútbol, particularmente después de que en los recientes partidos amistosos de México en Atlanta, Nashville y Los Ángeles no hubo gritos discriminatorios”.